Conectando emociones para promover la inclusión

Conectando emociones para promover la inclusión

Cuando conoció a Raúl Valencia, un joven con una condición del espectro autista, Carlos Sanclemente se dio cuenta de la difícil situación que deben sobrellevar las personas con discapacidad, especialmente en cuanto a inclusión laboral. Por eso tuvo la idea de montar un restaurante atendido 100 % por personas con discapacidad cognitiva para fomentar la inclusión en Cali y a largo plazo en toda Colombia.

En 2018 y con 27 años, Carlos Sanclemente, abogado y administrador de empresas de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, decidió crear un emprendimiento a favor de quienes más dificultad tienen para conseguir trabajo en Colombia: las personas con discapacidad cognitiva. Está seguro de que sin importar lo que hagamos, siempre debemos incluir el componente social y buscar la manera de impactar positivamente en la vida de otros que lo necesitan. Su gran meta es contribuir a construir una Colombia más incluyente.

Con su restaurante Connecta, Cocina para todos, se propuso poner un granito de arena en ese camino con una novedosa estrategia: crear un entorno en el que jóvenes con discapacidad mostraran las habilidades y capacidades que tienen a empresarios y personal de recursos humanos a través de la atención a las mesas. “La idea fue y es que vean el potencial laboral que ellos tienen y se atrevan a contratarlos. Existe un miedo, un temor de que no son capaces. Hay muchas barreras y no les dan ni siquiera la oportunidad de demostrar qué pueden hacer”, comenta Carlos.

Según el censo del DANE, a finales del 2019 el 7,1 % de los colombianos hace parte de la población en condición de discapacidad y solo tres de cada diez de ellos (el 29,1 %) ha recibido alguna vez un ingreso laboral. Eso significa que en Colombia hay un gran trecho para lograr la inclusión e igualdad de condiciones para todos.

De las cifras Carlos no tenía conocimiento, pero sabía de las dificultades para conseguir empleo que tienen las personas con discapacidad, por eso se comprometió a ayudarlas aunque tuviera que hacerlo solo. Sin embargo, por suerte, no fue así.

Para llegar a los seis muchachos que hoy trabajan en Connecta tuvo el apoyo de la Asociación de Discapacitados del Valle (Asodisvalle) y del Instituto Tobias Emanuel. Ellos le ayudaron a hacer los filtros laborales, las entrevistas y a definir los perfiles para el puesto de meseros. Fue una selección como cualquier otra, promoviendo la igualdad desde el principio.

Entre ellos, unos tienen síndrome de Down, otros síndrome de Asperger, autismo leve, parálisis cerebral leve y discapacidad cognitiva leve. Cada uno con una historia que contar y una personalidad única para resaltar. Carlos recuerda en particular la historia de Jhonny Castro, uno de los meseros que se encuentra dentro del espectro autista. A Jhonny nunca le habían dado la oportunidad de tener un trabajo. “Fue con la mamá, ella me pidió una oportunidad para él, yo le dije que de una porque el muchacho tiene un aura y un carisma increíble”, recuerda.

A Carlos le sorprendió que nunca hubiera trabajado en su vida, pues dice que es el empleado más entusiasta, responsable y disciplinado que tiene. Además de contar con un corazón increíble, ser respetuoso, muy amable y noble. Para el fundador de Connecta esto tiene relación con la poca empatía que tenemos como seres humanos y la cantidad de prejuicios que nos condicionan. Eso, dice, nos lleva a rechazar a alguien sin saber lo que es capaz de hacer.

Por primera vez

La mayoría de los meseros con discapacidad de Connecta, por no decir todos, cuando empezaron a laborar sintieron la felicidad de hacerlo por primera vez. Nunca habían trabajado y esa experiencia les dio otras más que convierten en habilidades y posibilidades para poder conseguir un próximo trabajo con menos dificultad.

 

Ahora saben seguir instrucciones, cumplir un horario, trabajar en equipo y tratar a los clientes, entre muchas otras capacidades que han desarrollado. “Nunca habían recibido órdenes, así que ese primer paso fue arduo. Hubo que trabajar fuertemente esa parte porque no estaban acostumbrados, pero al final lo hacen muy bien. Esto fue con ayuda de psicólogos del Instituto Tobias Emanuel y Asodisvalle”, comenta.

Es precisamente la experiencia lo que más le interesa a Carlos dejarles a estos muchachos. Un aprendizaje para que a futuro tengan mejores oportunidades. Su intención no es que se queden en Connecta para siempre, sino que sea un primer empujón para que después busquen otro oficio. “Mi intención es que por Connecta pasen muchas personas y se vuelva más bien una academia donde tengan su primera experiencia, donde puedan cometer errores para después llegar muy bien preparados a otro trabajo”, agrega esperanzado.

Conexión e inclusión

Carlos no tuvo mucho que pensar sobre cómo dar es primera oportunidad en el mundo laboral a las personas con discapacidad intelectual, tenía claro que era con la comida. “La comida genera emociones bonitas. Genera conexiones y es un espacio para compartir y conocer al otro en un ambiente tranquilo”, explica.

Y así era antes de la crisis sanitaria.  Connecta se convirtió en un espacio diferente y especial al que iban comensales con la mente muy abierta y con la mejor disposición, pues a veces los muchachos podían tardar un poco más o se equivocaban con los pedidos, los cuales tomaban con tabletas que muestran las órdenes ilustradas. Una que otra vez metían el dedo mal y llegaba un pedido que no era. “Aún así, creo que la gente reaccionó en un 80 % bien. En algunos casos se cansaban de esperar o no tenían la paciencia que se necesita para tratar con ellos y se iban, pero yo diría que en la mayoría de los casos tuvieron una buena reacción”, cuenta Carlos.

 

Connecta sigue haciendo el quite a la actual situación como restaurante especializado en parrilla, con cortes tanto nacionales como extranjeros, y con  alternativas vegetarianas como ensaladas. Este restaurante ofrece sus servicios en la ciudad de Cali y, a pesar de que estuvo en pausa por muchos meses, ahora vuelve con una carta renovada y con platos por pedido a domicilio a través de Rappi, Ubereats y otras plataformas. Su plan es volver a abrir el restaurante físico en los primeros meses del 2021.

A pesar de los inconvenientes de este año, Carlos se siente feliz de poder impactar positivamente en la vida de estos jóvenes y que hoy tengan un motivo más por el cual levantarse y dar la mejor versión de sí mismos. “Saber que todos los días se levantan con la ilusión de que tienen un trabajo, de que están aportando en sus casas, que se pueden comprar sus cosas solos y tienen más independencia. Eso es lo más gratificante, haberles podido dar una oportunidad”, dice.

Así lo confirma Giovanny Alzate, un joven de 22 años que tiene una condición dentro del espectro autista. Trabaja como mesero en Connecta desde que abrieron sus puertas, comenta que es muy feliz y está muy agradecido por la oportunidad que Carlos le dio de trabajar y demostrar sus capacidades.

A futuro, Carlos sueña con expandir Connecta por todo el país e incursionar con los postres o el café, siempre girando en torno a las personas con discapacidad cognitiva. Además, le gustaría crear una fundación y que la gente sepa que cada vez que compra algo en Connecta está apoyando también a esta razón social.

Finalmente, invita a reflexionar sobre la forma en que vivimos y nos relacionamos con los demás. “Creo que las empresas grandes y el gobierno deberían fijarse y apoyar más a estos emprendimientos porque crear empresa aquí en Colombia es muy difícil y, sobre todo, si se tiene un enfoque con discapacidades”.

Más información:

Facebook:@Connecta.col

Instagram:@connecta.col


En J&S cumplimos una década de trabajo por el desarrollo humano. No tendremos una fiesta. Nuestra manera de celebrar será aplaudir de pie y apoyar a 10 organizaciones de base que tengan iniciativas o emprendimientos que requieran visibilidad para dar a conocer sus servicios o productos. Apoyaremos 5 organizaciones de mujeres y 5 de jóvenes de Colombia. Queremos darles nuestro respaldo, como lo hicieron con nosotros las primeras personas y organizaciones que confiaron en nuestro trabajo.

 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked. *

Facebook IconYouTube IconTwitter Icon