Expertos de la ONU dejaron tareas para garantizar los derechos de la niñez

Expertos de la ONU dejaron tareas para garantizar los derechos de la niñez

A comienzos de este año, en febrero, el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas le manifestó al Estado colombiano su “profunda preocupación”, por los altos niveles de violencia que enfrentan los niños en nuestro país.

Desde que Colombia adoptó, en 1989, la Convención sobre los Derechos de los Niños tiene la obligación de entregar cada cinco años informes al Comité para mostrar la situación de la infancia y la adolescencia y los avances sobre las temáticas que le fueron señaladas.

Sobre el último informe, el Comité hizo a Colombia 77 recomendaciones, una gran mayoría relacionadas con la violencia contra los niños y adolescentes en sus múltiples manifestaciones: asesinatos y desapariciones, abuso y explotación sexual, violencia doméstica y su utilización en delitos, entre otros hechos.

“En este país cada hora se viola a al menos dos niños, cada minuto se aplica un castigo físico a un niño y al día mueren al menos tres menores», lamentó la ecuatoriana Sara Oviedo, vicepresidenta del Comité de los Derechos del Niño, por la región de América Latina y el Caribe, quien estuvo en Colombia junto con el brasilero Wanderlino Nogueira, comisionado miembro del Comité de los Derechos del Niño.

Los dos expertos fueron invitados al país para comunicar a la sociedad, al Gobierno y a los niños y adolescentes las recomendaciones que hizo el Comité, así como promover  las acciones para su cumplimiento. La invitación la hicieron la Alianza por la Niñez Colombiana (de la que forma parte J&S), la Alianza de Derechos Humanos Antioquia-Minessota, la Coalición contra la Vinculación de Niños, Niñas y Jóvenes al Conflicto Armado en Colombia (COALICO) y el Comité de Impulso de Organizaciones de la Sociedad Civil para la Elaboración del Informe Alterno sobre Colombia.

El principal llamado de los expertos fue a que se entienda que las recomendaciones al Estado son extensivas a la población y a las organizaciones, incluyendo agencias locales de organismo internacionales como Unicef. En ese sentido se requieren indicadores que permitan hacer seguimiento y monitoreo a las diferentes acciones, pues el Comité no cuenta con un mandato especial para hacerlo.

“Colombia estará de vuelta en el Comité solo hasta el 2021, y para entonces las recomendaciones estarán ‘vencidas’. Hay necesidad de que por lo menos anualmente se produzcan informes de seguimiento nuevos”, señaló Nogueira.

El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas está conformado por 18 expertos independientes que tienen la misión de supervisar la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 y los Protocolos Facultativos que suscriben los Estados que forman parte. Colombia suscribió uno relativo a la participación de los niños y niñas en el conflicto armado y otro relacionado con la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en pornografía.

“Es importante realizar este tipo de encuentros porque sentimos que en la región, y particularmente aquí, no se difunden por parte de los gobiernos las recomendaciones que hace el Comité y otros de derechos humanos de la ONU. Hay que partir por reivindicar esta actividad que estamos realizando. Queremos que sea el inicio de un nuevo proceso, que se puedan estructurar mecanismos de seguimiento de los derechos de la niñez”, señaló Oviedo.

Qué dijeron los visitantes:

Sara Oviedo
“El conflicto armado ha naturalizado la violencia en Colombia”.

“El comité está insistiendo en su preocupación por las violencias en las calles, las comunidades, en la familia. ¿Por qué hablar de estas violencias? Porque realmente la situación es muy lamentable. Con decirles que, de acuerdo con datos de la Defensoría del Pueblo, dos niños, niñas o adolescentes son violados sexualmente cada hora en Colombia. Mientras estamos sentados aquí, cuatro o seis niños han sido violados, y cada minuto un niño o adolescente en Colombia es víctima de cualquiera de las violencias: física en hogar o escuela”.

“La discusión con respecto a los adolescentes infractores, que es otra forma de violencia, es respuesta a la criminalización que se ha hecho a nuestros adolescentes en toda América Latina. Por qué no darles secundaria a todos y distintos tipos de alternativas para su tiempo libre”.

“La paz es una gran oportunidad para Colombia a partir de la garantía de los derechos de los niños y niñas”.

Wanderlino Nogueira
“Es más frecuente en Colombia el número de niños, niñas y adolescentes con trastornos de alimentación, anorexia y bulimia, esto no corresponde con el tratamiento que da el Estado. Faltan sicólogos, siquiatras, nutricionistas y laboratorios, por ello muchos niños son internados en centros de atención de salud mental”.

“Llama la atención que cifras del Estado sobre suicidio correspondan a 2011 cuando es un problema creciente relacionado con trastornos mentales, asociados con depresión y alimentación. Sobre estos temas no hay mención en el informe del Gobierno”.

“Se requiere neutralizar esa cultura de militarización que domina a Colombia y es muy fuerte”.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked. *

Facebook IconYouTube IconTwitter Icon