Una mujer dirige los destinos de la Universidad Nacional

Por / Actualidad /
Una mujer dirige los destinos de la Universidad Nacional

Tuvieron que pasar 150 años para que una mujer pudiera llegar a la rectoría de la Universidad Nacional de Colombia. La institución de educación superior más importante del país y que tiene en el despacho de la rectoría las fotos de 43 hombres como evidencia del llamado techo de cristal. Ese límite que tienen las mujeres para poder avanzar en sus carreras profesionales.

Dolly Montoya Castaño es la mujer que lo consiguió. Es química farmacéutica de la institución que hoy dirige y fue su docente por varios años. Se le reconoce por ser la fundadora del Instituto de Biotecnología. Lleva la mitad de su vida en la universidad.

Como lo señaló en su discurso de posesión, su interés es aportar desde la universidad de “todos” a la paz sostenible de Colombia y a la formación de profesionales éticos, integrales. Aquí, algunos apartes de su discurso:

“Somos la comunidad universitaria que piensa el país, que con voz crítica señala su presente y pasado, para diseñar escenarios de futuro. Somos una institución que genera conocimiento y que es consciente que su más importante responsabilidad es la de formar ciudadanos integrales y éticos, seres humanos en todo el sentido de la palabra, que aporten desde sus profesiones y familias para lograr un mundo con equidad, y donde cada uno respeta al otro y respeta la naturaleza en un ambiente de innovación”.

“Debemos buscar un equilibrio entre el desarrollo de los seres humanos y lo que aprenden. Debemos formar ciudadanos éticos y coherentes en el sentir, pesar y hacer, personas con pensamiento crítico y creatividad desbordada, que asuman las consecuencias y responsabilidades de sus actos, que vivan y actúen para su comunidad, que se respeten así mismos y a los demás; que con sentido profundamente humano sean sensibles a la naturaleza y al arte, que con humildad reconozcan lo mejor de los otros y aprendan de ellos, porque como siempre lo hemos sabido, cada uno depende y se complementa en el otro, cada vida es una red de relaciones con los demás”.

“Debemos revisar nuestros métodos y buscar en su armonía la profundidad del saber. Nuestra responsabilidad es con todo un país. Por eso nuestros egresados deben caracterizarse por ser agentes de cambio ético con responsabilidad social”.

“Debemos bajar la paz de los escritorios y llevarla a los territorios. Conformaremos la gran “Red de Cultura, Ciencia, tecnología e Innovación para la paz” en donde se compartirán experiencias, tejerán propuestas y se establecerá un diálogo propositivo con todos los actores de las comunidades, en articulación con instituciones nacionales e internacionales que nos acompañen por el camino, no siempre fácil, de la paz”.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked. *

Facebook IconYouTube IconTwitter Icon