Utopía, cinco años formando jóvenes para el posconflicto en El Yopal (Casanare)

Utopía, cinco años formando jóvenes para el posconflicto en El Yopal (Casanare)

De la misma manera que los realities de moda buscan a sus participantes por diferentes ciudades del país, los profesionales del programa Utopía de la Universidad De La Salle ubican a sus jóvenes. En su caso van de vereda en vereda a conversar con obispos, párrocos, rectores, profesores, líderes comunales y emisoras locales para convocar posibles estudiantes.

Después de ofrecerles “sangre, sudor y lágrimas”, como dicen las directivas y los muchachos, y de verificar su vocación hacia el campo y su capacidad para soportar cuatro años intensos de estudio lejos de sus hogares, les otorgan una beca para cursar la carrera: Ingeniería Agronómica.

“En 2014 se graduó la primera cohorte, 40 jóvenes retornaron a sus lugares de origen para liderar procesos de desarrollo rural a través de sus propios proyectos agrícolas. En 2015 se graduó la segunda cohorte, conformada por 35 estudiantes.”

Un total de 64 muchachos tienen la posibilidad cada semestre de estar en ese grupo para aprender conocimientos teóricos y prácticos, pero, sobre todo, para entender a convivir con los demás y a idear un proyecto que ayude a su comunidad. El propósito de Utopía es que regresen a sus municipios a contribuir con su desarrollo y a construir paz. Los jóvenes provienen de los municipios colombianos más golpeados por el conflicto armado, por eso el rector de la universidad, Carlos Gómez, dice que es “un laboratorio de paz”.

Ese laboratorio está en Campus Universitario Utopía, la hacienda de San José de  Matepantano, a 13 kilómetros de la zona urbana de El Yopal (Casanare). Un terreno de la universidad que transformó para la convivencia y el aprendizaje. Allí duermen, comen, estudian, cultivan y viven y conviven los estudiantes.

En mayo de este año el programa cumplió 5 años de existencia. El año pasado se graduó la primera cohorte compuesta por 40 jóvenes que retornaron a sus lugares de origen para liderar procesos de desarrollo rural a través de sus propios proyectos agrícolas. En 2015 se graduó la segunda cohorte, conformada por 35 estudiantes.

Hace 30 años el rector de La Salle pensó en la posibilidad de transformar con una propuesta educativa a quienes están en la “Colombia profunda”, como denomina a las zonas del país que están lejos de las ciudades, en medio del conflicto armado, y con todo tipo de carencias. Hoy ese pensamiento es una realidad. Ahora su idea es que este recurso humano que formó aporte al posconflicto, pues tiene claro que “la paz de Colombia pasa por el desarrollo de la ruralidad”, como le dijo hace poco al periodista y escritor Fernando Quiroz en una entrevista.

 

 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked. *

Facebook IconYouTube IconTwitter Icon